¿Porque no hacemos del Departamento de Córdoba el Valle de los Girasoles?

Artículo de opinión de: Eduar Vega Doria

Si 7 de cada 10 colombianos compra aceite de girasol en su canasta familiar; además de ser un cultivo turístico y un santuario para las abejas, ¿porque no hacer de nuestro departamento un productor importante de este cultivo muy famoso por estos tiempos?

Dentro del mercado que hacemos los colombianos casi nunca falta el aceite de cocina, en este segmento vemos en los supermercados que el aceite de Girasol es el más común, y según la empresa de investigación de mercados Nielsen, es el aceite comestible más vendido con el 71% de las ventas (cifras de 2019).

A pesar de que el aceite de Girasol es un componente importante en la canasta familiar de los colombianos, este no es producido en Colombia.  Para el año 2020 se importaron cerca de 30 mil toneladas que representaron transacciones cercanas a los 33 millones de dólares; lo que lo convierte en un mercado atractivo para el departamento de Córdoba el cual tiene las condiciones ideales para producir y participar en el mercado nacional.

Según el ICA, las siembras del cultivo de Girasol se recomienda alternarlas con cultivos de Maíz, Algodón, Soya y Sorgo, sobre todo en zonas de monocultivos; el caso de Córdoba, quien también cuenta con una oferta climática que favorece su potencial de rendimiento.

Por otro lado, en el municipio de Cerete contamos con una industria de extracción de aceites que con inversión se podría adaptar para extraer de las semillas el aceite crudo que es la materia prima para las empresas comercializadores de aceite de Girasol en Colombia.

Girasol Challenges

Además de la oportunidad que muestra el cultivo de Girasol en el mercado de aceites comestibles, no hay que dejar de lado el potencial turístico que ya demostró este cultivo en la ciudad de Montería. A pesar de las condiciones actuales de distanciamiento por la pandemia del Covid 19 fueron muchos los cordobeses que disfrutaron del cultivo en la ciudad.

Que más lindo seria que ver a todo el departamento, la sabana y los valles del Sinú y san Jorge vestidos de amarillos en la época de diciembre y enero. Sin duda sería un gran motivo para visitar el departamento y con ello reactivar el turismo.

Un Santuario para las Abejas

Como si fuera poco, este cultivo resulta ser un santuario para las abejas, el zumbido armonioso y constante resulta ser la compañía perfecta al amarillo de las flores; en un país donde algunas prácticas agrícolas son agresivas con las abejas, el cultivo de girasol les brinda una sana convivencia para preservar la agricultura y la vida, un ambiente sostenible para su alimentación y desarrollo.

¿Qué debemos hacer?

Si bien es cierto que nuestro departamento muestra un potencial para producir aceite de Girasol y que este cultivo tiene grandes beneficios, hay mucho por hacer; la academia en cabeza de AGROSAVIA y La Universidad de Córdoba deben liderar  investigación del material vegetal que se adapte  mejor a nuestras condiciones ambientales; Si bien es cierto que en los cultivos que se han establecidos hasta la fecha han sido liderados por el sector privado, es la academia la que debe emprender este camino.

Por otra parte, los entes territoriales y nacionales como la gobernación, alcaldías y el gobierno nacional en cabeza del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, deben disponer de los recursos necesarios para garantizar el éxito en la implementación de esta apuesta productiva; generando a su vez una nueva alternativa de producción sostenible y rentable con sentido económico, social y ambiental en el departamento de Córdoba.

Tenemos un departamento con mucho potencial agropecuario, turístico y ambiental, El cultivo de Girasol es solo un ejemplo de todo lo que podemos producir. Es el momento de pasar a la acción y emprender políticas y proyectos que logren aprovechar estas potencialidades y más en estos tiempos donde es tan necesario la reactivación económica de todos los sectores productivos.

Compartir en

Comments are closed.