Recuperación del ‘San Jerónimo’ avanza a buen ritmo

• El hospital se ha venido poniendo al día en el pago de proveedores y contratistas, mientras procura la estabilización de los indicadores administrativos y operacionales.

Luego de 16 meses de intervención, el hospital San Jerónimo, de Montería, en la actualidad empieza a reportar los primeros indicadores que posibilitan de nuevo su viabilidad y funcionamiento.

Cuando la Superintendencia Nacional de Salud llegó a intervenir este centro asistencial, el primero de febrero de 2019, lo encontró atravesando una de sus peores crisis por el desequilibrio presupuestal, la existencia de medicamentos vencidos, la mala disposición de los residuos hospitalarios y hasta la presencia de roedores en sus instalaciones.

Para subsanar estos hallazgos, el equipo nombrado por la Supersalud al frente de la intervención ha venido implementando acciones para consolidar, la estabilización de la operación y garantizar el cumplimiento de los indicadores de calidad.

Dentro de los logros se destaca la remodelación de las áreas de hospitalización, urgencias, banco de sangre, consulta externa, farmacia, imagenología, salas de parto y UCI adulto.

Asimismo, se ha logrado mejorar la facturación por la entrada en funcionamiento de la plataforma que digitaliza las historias clínicas, al tiempo que el mantenimiento hospitalario se ha cumplido a cabalidad.
A finalizar 2019 los ingresos fueron de 81.527 millones de pesos, con un aumento del 10% respecto a 2018. Por su parte, el gasto total bajó 32% debido, en parte, a políticas de austeridad.

Mediante un proceso de planificación de pagos, el hospital ha logrado un ahorro significativo en la operación corriente, que ha permitido la cancelación de deudas con proveedores y contratistas.
En lo que tiene que ver con la selección del talento humano, el hospital implementó un proceso de convocatoria abierta para suplir las vacantes, a través de la aplicación de pruebas de suficiencia y conocimiento.

También, se inició el levantamiento de la información de los títulos judiciales correspondientes a los procesos de embargo suspendidos, y se diseñaron e implementaron las metodologías de cálculo para evaluar las provisiones de demanda y el acompañamiento necesario a la gestión de cobro de cartera.

Se reactivó el uso de las políticas de seguridad del paciente y fue actualizado el manual de esterilización, logrando así un aumento de la producción de servicios cercano al 15%.

Se adecuaron 2 salas de atención para pacientes del nuevo coronavirus y se amplió la capacidad del hospital para atender las Enfermedades Respiratorias Agudas (ERA), con 23 camas en total.

Adicionalmente, se viene desarrollando un proyecto de expansión y modernización de la Unidad de Cuidado Intensivo con recursos propios, para proveerle al departamento de 37 camas, toda vez que actualmente el hospital tiene habilitadas y en funcionamiento 14. Esa dotación se adelantará con el aporte de la Secretaría de Salud Departamental y el
Ministerio de Salud.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App