Soldado fue capturado por extorsionar a campesinos del sur de Córdoba

La Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba, Ascscucor, denunció a un soldado profesional del Ejército Nacional que presuntamente se hacía pasar como guerrillero del ELN para extorsionar a dos campesinos de la zona rural de Puerto Libertador, sur del departamento de Córdoba.

De acuerdo con un extenso boletín emitido por la asociación, los hechos se conocieron luego de que la Junta de Acción Comunal de la vereda Río Sucio del corregimiento de Juan José en el municipio antes mencionado, colocarán en conocimiento de la situación al capitán a cargo de la tropa que hace presencia en la zona.

El militar fue identificado como Luis Eduardo Vélez, quien exigía una larga suma de dinero a sus víctimas a cambio de respetar su vida y la de sus familiares, haciéndose pasar como miembro del Ejército de Liberación Nacional, ELN.

Robert De Jesús Posada, vicepresidente de la JAC de la vereda Río Sucio, fue el primer campesino que habría sido víctima de las pretensiones del soldado, pues señala que este llegó a su vivienda el pasado 26 de julio en tono amenazante.

“El hijo mayor llegó a donde el señor Posada quien se encontraba con sus hermanos trabajando, y de manera agitada le dice a su padre: oh papi, allá en la casa te anda buscando un man encapuchado, que te va a matar a ti y me va matar a mí, que subamos, y si no quieres que te maten, que él negocia contigo”, se lee en el comunicado emitido por la Asociación de Campesinos.

Asimismo, da a conocer que cuando Posada llega a su casa “se encuentra a un hombre armado, con fusil y un revólver al parecer calibre 38 corto, con pasamontaña, gafas oscuras, guantes de lana, y sobre estos guantes de uso médico, buzo verde militar, sudadera y bota de caucho llaneras”, y de forma intimidante le expresó “vea cucho, a mí la organización me mandó a pelarlo a usted y al muchacho, cucho, por sapos, por llevarle información a los gaitanistas cucho, pero eso ahora depende de usted; si usted me colabora yo no lo mato. Si quiere salvar su cabecita necesito que me colabore con dos millones de pesos, pero yaaa… para hoy, decida cucho”.

De igual forma, la Ascscucor estableció que, como solución, la víctima decidió solicitar el préstamo en la JAC, la cual solo contaba con 252 mil pesos, no obstante, ante la delicada situación le fue entregado después al uniformado, pues este había dado un “ultimátum” para recibir el resto del dinero exigido cuatro días después, es decir el 31 de julio.

El segundo caso, la víctima fue identificada como Jorge Luis García, miembro activo de la JAC de Río Sucio, a quien el militar había visitado con anterioridad para conocer sobre sus actividades económicas, sin embargo, el 28 de julio habría regresado en horas de la madrugada, vestido con el mismo atuendo con el que llegó a donde Robert Posada.

“Decía que él venía con orden del ELN a matar al señor García y a su mujer, por colaboradores del Clan del Golfo, acompáñeme al pozo decía. El señor García muy asustado le respondió, -usted vino a matarme, y si lo va a hacer hágalo aquí, no le voy a dar un paso más para que usted me humille más, si me va a matar hágalo enseguida-. El agresor al ver la decisión del señor García, dice que está dispuesto a negociar, y exigió dos millones de pesos, a cambio de respetar la vida del señor García y su compañera. Al ver que el señor García no contaba con el dinero, le puso plazo para las 9:00 P.M del mismo día, o si no, lo hacía subir donde supuestamente se encontraban las tropas del ELN y de allá no bajaba más”, agrega el comunicado de la asociación.

Tras este hecho, García intentó identificar la voz del presunto guerrillero y la relacionó con la del soldado Luis Eduardo Vélez, quien lo había visitado antes y por esta razón se acercó al presidente de la JAC, quien ya estaba enterado de la situación y que era el segundo caso de extorsión en la zona, razón por la cual optaron por denunciar los hechos ante el mismo Ejército Nacional.

En la institución, la denuncia fue recibida y efectuaron la detención del militar, a quien le habrían encontrado los elementos que estarían relacionados con los hechos narrados por los campesinos.

Por eso, el domingo 2 de agosto, el Ejército publicó en un comunicado que, “el uniformado fue puesto a disposición de la Fiscalía 19 seccional Montelíbano, para que se adelante la investigación penal que corresponda. Sobre el imputado fue ordenada medida de aseguramiento en unidad militar”.

Finalmente, aseguraron que la institución facilitará todo el apoyo necesario a las autoridades judiciales para el debido proceso y aperturó la investigación interna No. 052 del 29 de julio de 2020, por la presunta falta gravísima, descrita como recibir beneficios de actividades ilícitas o participar en ellas. Una vez conocidos los hechos se iniciaron los procedimientos administrativos para su retiro de la institución.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App