Tras la masacre 50 familias se desplazaron en el sur de Córdoba

Cerca de 50 familias campesinas se desplazaron con sus niños y lo que podían traer en sus manos de la vereda La Cabaña, tras la masacre perpetrada en la madrugada de ayer; ahora están cocinando sus alimentos en el polideportivo de la esperanza, en San José de Uré. La fundación Córdoberxia, señaló que no tienen ninguna atención de las autoridades.

“Algunas mujeres muy adultas con rostros tristes y miradas desconsoladas cantan himnos religiosos, las más jóvenes abrazan a sus hijos pequeños mientras miran con desconsuelo a los niños mayores que corren inocentemente en la cancha”, señala el comunicado de Córdoberxia.

Señalan que los hombres jóvenes y adultos, todos callados miran las gradas de cemento rústico dónde dormirán sus mujeres y sus hijos mientras piensan en las cosechas abandonadas, en sus animales dejados. Anoche llovió y no tenían cobijas, no hay colchonetas ni hamacas, solo el duro pavimento del polideportivo servirá de cama colectiva.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App