¿Un nuevo caso Colmenares? Amigos abandonan a joven herida, quien muere y nadie responde

Aura Rojas, hermana de la joven que falleció, aseguró que ella salió con sus amigos a una discoteca de la calle 116 y en el trayecto algo sucedió y la joven resultó herida en la calle.

Los hechos ocurrieron el pasado 4 de marzo, cuando Ana María Castro Romero salió de su casa para encontrarse con sus amigos y nunca regresó. La Policía encontró a la joven herida en la avenida calle 80 con carrera 69 k, sentido oriente – occidente, y la trasladó al Hospital de Engativá.

Aura Rojas, hermana de la joven que falleció, aseguró que ella salió con sus amigos a una discoteca de la calle 116 y en el trayecto algo sucedió y la joven resultó herida en la calle.

Ana María era estudiante de psicología de la Universidad Manuela Beltrán y suspendió su semestre académico para hacer un curso de maquillaje.

Los jóvenes involucrados que están siendo investigados por las autoridades son: Paul Naranjo, Mateo Reyes y Julián Ortegón. Según Aura Rojas, a su hermana “la dejaron tirada en el piso casi muerta, la camioneta huyó y la Policía la encontró sangrando por la nariz, por los oídos, temblando, no respondía, con los ojos idos, eso no es un accidente”.

Así sucedieron los hechos, según la familia:

El miércoles 4 de marzo a las 4:30 de la tarde Ana María salió de su casa para verse con un joven llamado Paul Naranjo. La mamá tuvo comunicación con ella hasta las 9:00 de la noche e incluso le hizo una llamada perdida a su hermana Aura.

Hacia la medianoche, la madre de Ana María la llamó desesperadamente. Le hizo en total 56 llamadas perdidas y no tuvieron razón de ella.

Al mediodía del día siguiente, una amiga de Ana María contactó a la madre y le dijo que un joven llamado Mateo Reyes está intentando contactar a la familia para informarles que la joven tuvo un accidente.

La familia contactó a las autoridades para dar con el paradero y fueron notificados de que la joven estaba en el Hospital Simón Bolívar; recibieron el reporte de que Ana María tenía muerte cerebral y falleció posteriormente.

“Ella tenía un golpe muy fuerte en el ojito izquierdo, tenía un golpe tenaz en la cabeza (en la parte izquierda), sus pertenencias estaban llenas de sangre, su ropa, su cabello. La vi entubada y se notaba que estuvo en un muy mal estado. Cuando empezamos el levantamiento del cuerpo, nos dijeron que ella tenía golpes en varias partes del cuerpo, no solamente en la cabeza”, aseguró Aura, hermana de Ana María, quien la vio momentos después de la muerte.

“No podíamos estar con ella en el hospital, no nos dijeron nada, solo nos llamaron cuando murió. Anita estuvo sola en el proceso de agonizar”, precisó.

Indicó que su hermana tenía golpes en las rodillas, en la zona pélvica, en la espalda y otros lugares.

“Hay muchas hipótesis: que la arrollaron, lo que más han dicho es que a ella la botaron de una camioneta. El joven que estaba con ella ha ayudado en varias cosas, como en dar su versión y fue el que llamó una ambulancia, pero cambia muchas veces las versiones”, manifestó la mujer.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App