Una totuma y una vela para encontrar a su hijo ahogado

Santiago Olea Durán se bañaba en las playas del río Sinú el pasado lunes. Sus amigos dicen que cayó en una olla (corriente de agua) que se lo llevó.

Su cuerpo no aparece y su madre busca con desesperación a su hijo para darle cristiana sepultura.

Para ello, hace correr por el río Sinú una totuma con una vela encendida en el centro. La creencia popular es la totuma con una vela y dejarla correr en las aguas llegará al lugar donde se encuentra la persona desaparecida.

Aunque las autoridades ya están al tanto del trágico hecho y buscan el cuerpo del joven, la madre de Santiago apoya en la búsqueda.

Igualmente, envía un mensaje a los hijos para que escuchen a sus padres.

Santiago Olea Durán tenía 16 años y residía en el barrio San José de Montería.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App