Hombre lleva 33 años estudiando y no se ha podido graduar

El presidente de la Confederación Universitaria de Bolivia (CUB), Max Mendoza, fue denunciado penalmente por convertir su cargo “en un negocio”, pues lleva 33 años cursando diferentes carreras universitarias gratuitas y no se ha graduado.

Advertisements

Según lo informó el legislador oficialista Héctor Arce en una rueda de prensa, Mendoza es el actual líder de los estudiantes en Bolivia; tiene 52 años y lleva recibiendo los beneficios del estado en un instituto de educación pública desde 1989.

Tal como explicó Arce, el funcionario estudió primero Administración de Empresas y se retiró para estudiar Derecho, carrera en la que lleva 25 años, teniendo en cuenta que el tiempo estipulado en Bolivia para finalizarla es de 5 años.

Adicionalmente, se estableció que Mendoza ha reprobado más de 200 materias en todo este trayecto universitario, de las cuales 100 han sido registradas con nota de cero puntos, es decir, que su participación ha sido nula.

 

Se asume que el funcionario ha aprovechado su calidad de estudiante, ya que en Bolivia el Estado le otorga incentivos económicos a las organizaciones de universidades públicas.

Lo que no se conocía es que estos auxilios que Mendoza recibe son en realidad un salario de 21.860 bolivianos, lo que corresponde a casi 13 millones de pesos mensuales. “Es negocio ser dirigente universitario, ¿para qué estudiar (y graduarse) si tiene muchos beneficios?”, manifestó Arce.

Ahora, el líder de la CUB deberá enfrentar a la justicia por los delitos de enriquecimiento ilícito, beneficio en razón del cargo, conducta antieconómica y peculado.

Adicionalmente, según reportan los medios locales, habrían más dirigentes haciendo lo mismo que Mendoza, quien no se ha pronunciado públicamente para responder ante las acusaciones.

La estampida que ocurrió cuando se divulgó el caso

El pasado 9 de mayo tuvo lugar una asamblea estudiantil en la Universidad Tomás Frías de Potosí, en el suroeste de Bolivia, en la que se dio a conocer el caso de Mendoza, pero el evento fue interrumpido por un hecho que causó temor en los asistentes.

En medio de la celebración de la reunión, algunas personas que se encontraban en el pabellón arrojaron granadas de gas lacrimógeno, por lo que los asistentes se abalanzaron hacia la salida y el suceso terminó en tragedia.

Según las cifras entregadas por Eduardo Castillo, Ministro de Interior del país vecino, 60 personas resultaron heridas, seis de ellas en estado crítico y, lamentablemente, cuatro estudiantes perdieron la vida.

Por el momento, las autoridades especulan quiénes serían los responsables y se adelantan las investigaciones para hacer las capturas correspondiente.

Compartir en

Comments are closed.