Hoy, hace siete años se fue el más grande de la música vallenata

Han pasado 7 años de la muerte del ‘Cacique de la Junta’ Diomedes Díaz y parecería que sus seguidores no se reponen de su muerte. Como es costumbre desde su partida, desde muy temprano decenas de seguidores visitan su tumba.

Como cada año, su amigo entrañable Joaquín Guillen llevará mariachis al ‘Cacique’, pues después del Vallenato el artista amaba escuchar y cantar rancheras.

“Es un día muy triste para mí, no pasa un día sin que recuerde a mi hermano, a mi amigo pero Diomedes sigue vivo su música no muere. Diomedes no solo nos dejó su talento y su particular manera de ser, era único, no hay quien lo reemplace” Dijo Joaco Guillen.

Hoy los seguidores del artista desde muy temprano vistan con romerías su tumba en el cementerio Jardines del Eccehomo, a donde sagradamente cada 22 de diciembre, desde el  2014 ‘celebran’ su partida.

“Al Cacique hay que celebrarle hasta la muerte, no hay de otra, es el más grande de la música vallenata, y como él mismo decía en vida: ‘como Diomedes no hay otro, eso nunca nacería, y si nace no se cría, y si se cría se vuelve loco” Dijo uno de sus seguidores a pesar de las restricciones de la pandemia, llegó muy temprano al campo santo.

Cabe destacar que hablar de los inicios del ‘Cacique de la Junta’ es destacar al acordeonero Emilio Oviedo, quien creyó en su talento aun cuando por la época ya se posicionaban grandes exponentes del género, como el también fallecido cantante Rafael Orozco.

“ Diomedes siempre tuvo un dejo diferente, en todo sentido. Su carisma, en la forma particular  de cantar y componer, aún recuerdo ese primer éxito, ‘cariñito de mi vida’ donde inicio un vida llena de éxitos para el folclore” Agregó el maestro Emilio Oviedo.

La última presentación de Diomedes Díaz fue en una discoteca en Barranquilla, donde se le vio mal des salud. Lamentablemente dos días después falleció en la capital del Cesar.

Compartir en

Comments are closed.