AUTOCUIDADO Y SOLIDARIDAD

Por: Marcos Daniel Pineda García

Advertisements

Desde el primer momento en el que empezamos a convivir en sociedad, incluso antes de aprender a leer y escribir, nos enseñan la importancia de ayudar a los demás, de compartir con el que no tiene y siempre agradecer el beneficio recibido. En medio de esta pandemia, un evento global que nos ha estremecido, he logrado comprender el verdadero valor y el gran impacto que tiene la solidaridad.

Hace tan solo un año y tres meses nos sorprendía la noticia del primer caso de Covid 19 en Colombia, y nos manteníamos pegados a nuestros teléfonos, atentos al reporte diario de las autoridades locales, orando para que el virus no tocara la puerta de nuestros hogares. Hoy hemos llegado al peor punto de la pandemia, pero el problema sigue siendo el mismo: evitar el contagio, que aún circula como un riesgo cotidiano que nadie puede evadir.

Mientras que el conflicto israelí-palestino se ha apoderado de todos los titulares, pasamos por alto el hecho que en países como India, se han superado los 25 millones de casos de Covid 19 y mantiene un récord de cuatro mil muertes diarias (¡sí, cuatro mil!), o que en Colombia nos hemos enfermado más de tres millones de personas y lloramos la muerte de más de 86 mil compatriotas.

En un momento histórico como el que vivimos, es importante tener empatía y ser solidarios. Además de compartir desde el punto de vista material, ser solidario es entender que eres una extensión del otro y que tus acciones lo afectan positiva o negativamente. Es estar consciente de que pones en peligro a tu vecino si no eres responsable de tu autocuidado y el de tu familia. Es tener claro que tu bienestar y el de los demás, están directamente relacionados, porque al igual que en un organismo vivo, en una sociedad somos células que interactúan y dependen la una de la otra para sobrevivir.

La batalla contra esta pandemia se libra con solidaridad. Hace un año nuestra mejor arma contra el contagio fue el aislamiento y hoy es la corresponsabilidad del autocuidado, siendo generosos y estando atentos a cualquier ayuda que podamos prestar a los que lo necesiten.

Quiero poner como ejemplo acciones emprendidas por países como Estados Unidos, desde donde su presidente Joe Biden, anunció la donación de 80 millones de vacunas a otros países, así como la destinación de fondos por el orden de los dos mil millones de dólares, para apoyar el programa de colaboración para un acceso equitativo mundial a las vacunas, en el que también se encuentran comprometidos los demás líderes del G7.

Así como se pueden emprender acciones como esta, a gran escala, también desde nuestra cotidianidad, podemos contribuir con algo tan sencillo como usar el tapabocas y lavarnos las manos constantemente. Considero que los colombianos hemos demostrado que podemos ser solidarios, ahora, es momento de serlo en el siguiente nivel: autocuidándonos. Este virus ya ha cobrado millones de vidas en todo el mundo, pero estamos haciendo lo que podemos desde la realidad de cada uno para vencerlo y cuando lo logremos, la victoria estará completa si en el camino aprendimos a ser más solidarios.

Compartir en

Comments are closed.