El Problema De Vivir Con Mis Padres

Mucha gente cree que una persona mayor de edad no debe, y tampoco puede, vivir con sus padres dizque porque ya es capaz de vivir solo (o sola) y de responder por sí mismo. Pero, ¿dónde dice  que no puedo vivir con mis padres para compartir con ellos, aprender más o incluso para compartir los gastos de la casa y demás?

Advertisements

Personalmente creo que no debemos alejarnos de ellos, porque nuestros padres dieron sus vidas por nosotros, y no es aceptable que los abandonemos buscando nuestra independencia para ganarnos la imagen de personas ejemplares, o de independientes sólo porque la sociedad lo exige, ante los ojos de personas que un día se alegran por nosotros, pero al otro nos critican con su grupo de amigos más cercanos.

El problema de vivir con mis padres es que no tengo que esperar hasta el fin de semana para visitarlos, o un descanso para llamarlos con el fin de escucharlos decirme que están bien y que amanecieron o para decirles que los quiero y oírlos decirme que me quieren igual

El problema de vivir con mis padres es que paso más tiempo con ellos, les doy el beso de buenos días y el beso de buenas noches, comparto la mesa con ellos, así como también las labores de la casa y sigo aprendiendo sobre nuevas cosas junto con mi padre. Él, que a su edad, sabe de todo un poco y que me permite fungir como su ayudante. Así como también le ayudo a mi mamá en las labores en las cuales me permite, porque siempre me dice que ella lo hace. Pero no la dejo, porque en la casa vivimos varias personas y las labores no deben recaer sobre, solamente, ellos.

El problema de vivir con mis padres es que puedo ir con mi papá a sus partidos de fútbol y puedo ser su compañero y apoyarlo así gane, pierda o empate. Compartir ese tiempo con él, para mí es más valioso que dejarlo ir sólo y no apoyarlo cuando tenga que hacerlo.

El problema de vivir con mis padres es que puedo aprender con mi mamá a hacer cosas como doblar la ropa, tender la cama, doblar la ropa, planchar, lavar los platos, barrer, trapear, cocinar y otras cosas que no me hacen menos hombre que esos que no viven con sus padres.

El problema de vivir con mis padres es que debo que verlos marchitarse y volverse dependientes de pastillas para la presión, para la memoria, para el corazón. Así como dependientes de un bastón, o un caminador, porque sus fuerzas no les permiten mantenerse en pie por si solos. O también usando pañales, porque sus esfínteres ya no les responden como cuando tenían 20 años.

El problema de vivir con mis padres es que puedo compartir con ellos cosas como un juego, una comida, una charla, un café, una cerveza o lo que nos queramos comer o tomar, el desayuno, el almuerzo y la cena. El problema de vivir con mis padres es que no tengo que dejarlos porque tengo que irme a mi apartamento de soltero porque mañana tengo que trabajar, o porque ya viene a buscarme el taxi para llevarme a ese apartamento que compré para aparentar ser independiente y hacerle creer a la sociedad que no necesito a mis papás en los momentos en los que siento que no doy más.

El problema de vivir con mis padres es que se generan muchos comentarios negativos por parte de personas ajenas a la situación, pero que se creen con moral para hacerlo. Pero nunca ayudan a sus padres, si es que los tienen vivos, después que se van de la casa.

Si para usted es un problema que yo viva con mis padres, le aconsejo que viva con los suyos para que la preocupación se la pase a otra persona y así deje de sufrir por lo que yo hago y que usted, por aparentar independencia, dejó pasar porque le parecía malo vivir en la misma casa con sus papás. ¿Cuál es el problema el problema de vivir con mis padres?

Artículo de opinión de: Gabriel de Oro.

Compartir en

Comments are closed.