Me generó mucho dolor ver a un joven de 35 años, con obesidad, fallecer por esta enfermedad: Enfermero monteriano

Aunque los profesionales y entidades de salud en el mundo apenas están conociendo el virus, el manejo de casos durante los primeros cinco meses de pandemia en Colombia permiten establecer que la obesidad se ha vuelto un factor determinante, tanto como la edad, para que aumenten los riesgos de complicación en un paciente positivo para COVID 19, incluida, además, entre la lista de morbilidad asociada, por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

COVID 19: La obesidad se ha vuelto un factor condicionante tanto como la edad

La experiencia en el tratamiento de pacientes en estado crítico así se lo permite asegurar al enfermero Kevin Angulo Padilla, egresado de la Universidad de Córdoba y docente catedrático de la misma, maestrante en enfermería, coordinador de enfermería de la Unidad de Cuidados Intensivos para adultos de la Clínica Zayma.

La condición de la persona con esas características – explica el profesional de la salud – podría ocasionar y acelerar fallas multiorgánicas, daños metabólicos y fisiológicos en el organismo, que pueden complicar al paciente hasta provocar la muerte, en medio del esfuerzo constante de quienes lo asisten.

“La obesidad podemos considerarla un factor condicionante tanto como la edad, así lo podemos evidenciar dentro de la práctica clínica y la experiencia que hemos obtenido en todo este tiempo de manejo de la pandemia.

Kevin Angulo Padilla.

Me generó mucho dolor ver a un joven de 35 años, con obesidad, fallecer por esta enfermedad, su núcleo familiar esperaba que se recuperara, habíamos permitido esa comunicación por video llamada y crecía esa esperanza”, sostuvo Angulo Padilla.

Invitó el especialista a no bajar la guardia con el autocuidado, pese a que mejoren las cifras, se libere la ocupación de camas UCI y el Gobierno autorice la reapertura de más sectores para el restablecimiento de la economía.

El enfermero egresado unicordobés participó como invitado en la edición 13 del espacio Conéctate con la U, de la Unidad de Comunicaciones y Relaciones Públicas de la Universidad de Córdoba, junto a la doctora Sandra Sánchez Mejía, anestesióloga de la UCI de la clínica Cardiovascular del Caribe.

Ambos invitados compartieron su experiencia como profesionales que han estado en la primera línea de batalla de pacientes COVID, desempeño que aumenta el riesgo de contagiarse y que los ha obligado a extremar sus propias medidas y las de sus familias, incluso a aislarse de sus seres queridos.

Es importante la consulta oportuna

La doctora Sandra Sánchez Mejía, durante su intervención sugirió además de las recomendaciones básicas del uso del tapabocas y distanciamiento social, incentivar la consulta a tiempo cuando empiezan a aparecer los síntomas y no esperar la etapa de crisis en casa.

“El hecho de tener una frecuencia respiratoria mayor a 30 veces por minuto, la asfixia, dificultad respiratoria haciendo actividades mínimas, son signos tardíos, ominosos para consultar.

Antes que eso suceda es preferible que el paciente haga una consulta telefónica con su EPS o que se dirija a un servicio de urgencias, donde se le direcciona para evitar la complicación, es importante el tema de los signos de alarma que pueden salvar muchas vidas”, sostiene Sánchez Mejía.

Sandra Sánchez Mejía.

Coinciden los entrevistados al afirmar que la pandemia ha sido una oportunidad para humanizar las UCI, a partir de procedimientos de rutina que antes no se hacían, como servir de mensajeros entre los pacientes y sus familias, cuando el estado de los primeros lo permite, incluso, servir de auxiliares con las herramientas tecnológicas para que graben saludos y mensajes en el proceso de tratamiento y recuperación.

“Ha sido muy notoria la solidaridad del personal de salud a todo nivel, para llevar mensajes de los pacientes a sus familias, que por razones de su enfermedad tienen que estar aislados”, sostiene la doctora Sandra Sánchez Mejía.

El egresado unicordobés Kevin Angulo Padilla, reconoce que en la parte emocional impacta mucho y es de gran exigencia física tratar diariamente los casos críticos de pacientes. Sin embargo, resalta que en la parte de humanización la atención ha mejorado, pese a las limitaciones que se derivan del propio sistema.

“Hemos adoptado como estrategia y reto de la humanización, el contacto del paciente con su familia a través de videollamadas. Con los pacientes que no pueden hacerlo por su estado, se les hace videos a las familias cómo se encuentran, para que no se pierda el vínculo”, explica Angulo Padilla.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App