Rodarán cabezas en el PSG tras pelea de Neymar y Donnarumma

Va todo mal cuando se pierde. ¿O ya iba mal y solo se nota por la frustración de la derrota? Pocos lo saben. Lo cierto es que el PSG es un auténtico polvorín adentro, más ahora que la eliminación de la Champions League a manos de Real Madrid los ha dejado sin el objetivo principal de la temporada.

Advertisements

Este jueves, después de la remontada de los merengues en el Bernabéu (3-2), se conoció que en el camerino del PSG se oyeron recriminaciones de todos los calibres y que inclusive hubo amenaza de pelea.

Según las versiones de distintos medios, el gran protagonista fue Neymar Jr, quien le reclamó fuertemente al arquero Gianluigi Donnarumma por el fallo en el primer gol de Benzema, que todos reclamaron como falta del francés pero que al final abrió la senda de la victoria local, pues fue un golpe insuperable.

El italiano, famoso por su mal carácter, le contestó en peor tono y le recordó que fue él quien perdió la pelota en la jugada del segundo gol de los españoles. Ambos se encararon y, según versiones, estuvieron a punto de irse a los golpes, hasta que los que estaban presentes lograron separarlos.

Lo cierto es que el proyecto más caro del fútbol mundial está a punto de quedarse solo en eso, que no sirve de nada un camerino repleto de estrellas que sigue sin dar la idea de ser un equipo -más allá de las puntadas en ofensiva que lidera casi en solitario Kylian Mbappé- y que rodarán cabezas después del papelón del Bernabéu.

¿Malos perdedores? Denuncian agresión de jefes del PSG en Madrid. Presidente y director deportivo habrían ido a reclamar con violencia contra árbitros.

Como si fuera poco el bochorno de la remontada que Real Madrid logró contra PSG (3-2 el global), en la vuelta de los octavos de final de la Champions League, ahora otra pena se suma a la lista de los franceses.

Según informan varios medios españoles, al final del partido el presidente del PSG, Nasser Al- Khelaifi, montó en cólera y armó un escándalo en el Santiago Bernabéu que podría costarle importantes sanciones.

La periodista Mónica Marchante dijo en Movistar que Al- Khelaifi salió rápidamente del palco para bajar al vestuario de los árbitros a recriminarles de mala manera por las decisiones en el partido, especialmente la posible falta contra Donnarumma que acabó en gol de Benzema.

Otros medios como ‘El Chiringuito’ también hablaron de la situación y dijeron que Leonardo, director deportivo, se habría sumado al airado reclamo y que un empleado del Real Madrid que los grabó con su teléfono móvil fue amenazado en medio de insultos.

En su camino, según relató Marchante, el presidente del PSG se confundió y acabó en la sala de Mejía Dávila, delegado de campo del Real Madrid.

Según se dijo, Al- Khelaifi se veía muy alterado e inclusive lanzó golpes a quienes intentaron detenerlo.

El asunto puede complicarse para los directivos pues el acta arbitral dice: “El presidente y el director técnico del PSG mostraron un comportamiento agresivo e intentaron entrar al vestuario de los árbitros.

Cuando el árbitro les pidió que se fueran, bloquearon la puerta y el presidente golpeó deliberadamente el banderín de uno de los asistentes, rompiéndolo”.

Compartir en

Comments are closed.