El carácter polisémico del deporte

Artículo de opinión de: Rafael Garnica.

Rafael Garnica. Columnista de Río Noticias.

Por disposición constitucional el goce efectivo del derecho del deporte debe ser garantizado por el Estado en condiciones de universalidad y progresividad en concurrencia con los organismos del Sistema Nacional del Deporte. Sin embargo, el disfrute de este derecho puede darse dentro del Sistema Nacional del Deporte o fuera de él, como una actividad informal, como una actividad privada de esparcimiento y recreación familiar.

El deporte tiene múltiples manifestaciones, el deporte formativo, el social comunitario, el universitario, el competitivo, el de alto rendimiento, el aficionado y el profesional.

Es considerado como un espectáculo por su relación con el derecho a la recreación de todas las personas, es una ocupación laboral por el derecho a escoger profesión u oficio y como empresa que mueve grandes cantidades de dinero por los derechos deportivos de los jugadores, los derechos de transmisión en televisión, la publicidad y los patrocinios especialmente en el fútbol profesional, convertido en una verdadera industria.

El deporte tiene conexidad con otros derechos como el derecho a la educación, al trabajo, a la salud, al libre desarrollo de la personalidad y al derecho de asociación.

Los clubes de fútbol profesional constituidos como corporaciones se rigen por el Derecho Civil y la inspección y vigilancia de Coldeportes. Su vinculación es a través de títulos o aportaciones. Los clubes conformados como sociedades anónimas se rigen por el Código de Comercio. Su vinculación es como socio o accionistas y la inspección y vigilancia de Coldeportes, la Superintendencia de Sociedades, Superintendencia Financiera y la Unidad de Información y Análisis Financiero del Ministerio de Hacienda.

En ausencia de una regulación específica en materia deportiva, el Consejo de Estado ha determinado que la relación laboral del futbolista profesional es contractual y reglamentaria. En lo contractual se rige por el Código Sustantivo del Trabajo y en lo deportivo por el Estatuto del Jugador de la FIFA, adaptado y adoptado por la Federación Colombiana de Fútbol y conforme a la legislación interna de nuestro país.

La jornada laboral del futbolista profesional es atípica y abarca los entrenamientos, las concentraciones, las competencias en la Liga Águila, Torneo Águila, Copa Águila y la Superliga entre los clubes campeones por semestre y la Copa Sudamericana entre los clubes que adquieren este derecho, además de la disposición de los jugadores a integrar la selección nacional si son convocados.

Trabajadores de otras profesiones descansan los domingos y festivos, siendo estos días de actividad deportiva para los jugadores.

El retiro del futbolista profesional está alrededor de los 33 años, siendo esta la edad de plenitud y desarrollo en otras profesiones.

Es por esto por lo que la práctica deportiva es muy compleja y amerita una regulación especial que tenga en cuenta estas particularidades.