La alternancia ganó en las pasadas elecciones presidenciales de primera vuelta

Artículo de opinión de: Belisario Andrés Salcedo Barón.

Advertisements

Sin lugar a duda en estas pasadas elecciones presidenciales de primera vuelta, el día 29 de mayo del presente año la visión política cambió a la “alternatividad”.

Nadie esperaba los resultados sorprendentes que se dieron aunque ya se sabía que por la popularidad del candidato presidencial del Pasto Histórico era la competencia para los demás rivales , mientras que el candidato de equipo por Colombia era el más opcionado para competir en segunda vuelta con el del pacto histórico ya que contaba con amplio apoyo de los partidos tradicionales que siempre han gobernado este país y del gobierno, por lo cual en la segunda vuelta la victoria era eminente por el amplio apoyo.

Hasta se podía pensar en una victoria certera por parte del oficialismo

Atrás quedó la historia y hegemonía, la competencia de los dos partidos tradicionales para subirse al poder que protagonizaron en reformas constitucionales para sus conveniencias hasta la constitución de 1886.

Desde la constitución de 1991 hasta estos tiempos actuales ya en coaliciones estos dos partidos tradicionales han tratado de no perder el poder y como quien dice: “partirse la torta,” y burocracia. Pero la política es dinámica y cambiante como diría un pensador griego.

Esto fue lo que paso en las pasadas elecciones de primera vuelta la gente quiere alternativas distintas apartado de la politiquería tradicional que se acostumbra a lo mismo sedentarismos a repartirse el poder de Ministerios, departamentos administrativos, contratos y demás entidades estatales. No quieren perder el poder político de la administración pública.

Colombia es un país de regiones unas con mayor desarrollo que otras con inequidades, tanto así que se creó el Fondo como lo es el de Compensación Regional para las entidades territoriales más pobres como mecanismos de generación de equidad. Plasmado en la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial.

Más allá que ideologías políticas la población quiere vientos nuevos en la política y los destinos que rigen el país, vivir dignamente, que se garantice la seguridad alimentaria, la canasta familiar que va en aumento sin ningún control estatal sin dolientes de ningún sector político.

Para sumarle el alza por las nubes de los servicios públicos es otra preocupación latente muy a pesar que existen entidades que pueden hacer control estatal pero no hacen nada.

El discurso de la corrupción del candidato presidencial Rodolfo funcionó porque la población está cansada de tantas noticias que salen por los medios de este flagelo, su nueva forma de ver el estado y el candidato hizo la diferencia al elector.

Mientas que el candidato Petro con la política de cambio por la vida a los derechos fundamentales esenciales y básicos de los ciudadanos. Propuesta muy acogida por gran sector poblacional en especial los que viven en índices de pobreza precarias.

Mientras que los que apoyaron al candidato presidencial equipo por Colombia deciden su gran mayoría en segunda vuelta apoyar a Rodolfo para que el candidato del Pacto histórico no llegue al poder como primera autoridad administrativa, el otro candidato busca alianzas.

El país no quiere conflicto políticos la gente quiere concesos, que velen por sus derechos y se garantice la calidad de vida , el desarrollo , no a la corrupción ni reparto de entidades públicas.

El mensaje fue muy claro por parte de la población electora en las elecciones en primera vuelta electoral y es que existen alternativas de gobierno y propuestas muy diferentes a las tradicionales.

Compartir en

Comments are closed.