¿Por qué siguen siendo importantes las pruebas moleculares de COVID-19?

Con la llegada de las vacunas contra el COVID-19, muchos han olvidado la importancia de las medidas preventivas para evitar su propagación. No obstante, siguen siendo tan importantes como al principio de la pandemia.

Advertisements

“Las pruebas moleculares son una primera línea de defensa fundamental”, señala el Dr. Oscar Guerra, director médico de Diagnósticos Rápidos de Abbott para Latinoamérica. “Deben implementarse en el contexto de otras prácticas de higiene como el uso de la mascarilla o lavarse las manos y de ninguna manera las reemplaza. A mayor número de pruebas aplicadas, más se podrá detectar el virus. Es simple matemática. Porque en cualquier momento, cualquiera puede infectarse”.

A nivel mundial, los casos continúan presentándose y datos de la OMS, registrados al 2 de julio, indican que la variante Delta, ya detectada en 98 países, se está convirtiendo en la variante dominante, lo que nos vuelve a colocar en un momento peligroso de la pandemia.

En Colombia, al 21 de julio, se registraron 11.244 nuevos casos de Covid-19. El Ministerio de Salud y Protección Social suma 4.679.994 contagiados, de los cuales 113.747 son activos y 4.435.550 corresponden a casos positivos que ya lograron superar la enfermedad.

En este contexto, sigue siendo importante medidas preventivas como lavarse las manos, mantener la distancia, utilizar cubrebocas, y hacer una prueba molecular en punto de atención, sobre todo en caso de presentar sintomatología o si tuviste contacto con casos confirmados de COVID-19.

“Lo que vemos es que el proceso de vacunación se debe llevar a cabo junto con las pruebas moleculares en punto de atención, porque llevará tiempo vacunar a todos y la demanda sigue aumentando a medida que las personas intentan regresar al trabajo y a la escuela, señaló el Dr. Carlos Álvarez, coordinador de Estudios de COVID-19 para la OMS en Colombia-. Por lo tanto, debe hacerse en conjunto y en este momento se trata de detectar el virus, y tan pronto como podamos tener altos niveles de vacunación, algunos de estos testeos también se convertirán en pruebas de anticuerpos para determinar qué tan efectivas han sido las vacunas y qué tan receptivos son los individuos a estas vacunas”.

En línea con lo afirmado con el dr. Guerra, una encuesta realizada a finales de 2020 hace evidente que el 82 % decía que las vacunas de COVID-19 serán más eficaces si al mismo tiempo se continúan realizando.

La encuesta también encontró que:

· El 73 % cree que una vacuna COVID-19 no puede tener éxito sin otras medidas de precaución.

· El 66 % dice que la prueba rápida de antígeno COVID-19 es una herramienta fundamental para combatir la pandemia debido a su capacidad para detectar a las personas más infecciosas.

· El 86 % dicen que las pruebas que detectan al virus desempeñarán un papel importante en la lucha contra la pandemia mientras esperamos que las vacunas estén ampliamente disponibles.

“Lo que vimos a principios de año es que a medida que la pandemia continúa y la gente siente una mayor urgencia de volver a la normalidad, volver al trabajo y/o a la escuela, tenemos que aumentar nuestra capacidad para observar lo que podemos construir, por lo que seguiremos analizando cómo podemos expandir nuestra capacidad para seguir apoyando a combatir esta pandemia y satisfacer lo que el mundo necesita para mantenernos saludables”, explicó el Dr. Oscar Guerra.

Desde el inicio de la pandemia, Abbott ha lanzado ocho pruebas de COVID-19 para uso de emergencia y ha realizado más de 300 millones de pruebas de COVID-19 en todo el mundo. Se enviaron cientos de millones de tests y hay cientos de millones más por venir, pero ahora no es el momento de olvidarse de los riesgos.

Compartir en

Comments are closed.