Primero de mayo día internacional del trabajo

Por: Horacio Garnica Díaz.

Advertisements

horagardiaz@hotmail.com

Enhiestos y valientes obreros de Chicago, cincelaron con su muerte e inmortalizaron con letras indelebles de sangre en el calendario rojo, el primero de mayo: DÍA INTERNACIONAL DEL TRABAJO.

Sentenciados a la horca por la osadía y la epopéyica idea de levantar la bandera de 8 horas de trabajo, 8 horas de estudio y 8 horas de descanso.

Ese fue su único delito, consagrar unos significativos derechos laborales. Y, al mismo tiempo enfrentar la voracidad de la explotación capitalista amparada en una justicia abyecta a sus designios, no sólo económicos sino también crueles y criminales.

José Martí describe los procedimientos previos a la horca, fueron procedimientos de indefensión a los que fueron sometidos innecesariamente porque ya la cárcel los había indefensado físicamente; pero jamás pudieron doblegar la reivindicativa idea de las 3 ocho horas. No pudieron arrugar la erguida altivez de unos valientes e históricos obreros.

Conscientes del final de sus existencias, pero no de sus ideas; José Martí dice: “Salen de las celdas. Se dan la mano. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, le ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro.

Firmeza en el rostro de FISCHER, plegaria en el de SPIES; orgullo en el de PARSONS. Engel hace un chiste a propósito de su capucha. SPIES grita:

-La voz que vas a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora-

Les bajan las capuchas luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable”.

Uno de los condenados a la horca al escuchar la macabra sentencia se suicidó, y otros 3 fueron condenados a cadena perpetua; se saciaron con saña cruel contra ellos, como para escarmentar a los demás. Ellos son mártires apolíneos; nos legaron con sus vidas asesinadas, con el suicidio y con el padecimiento de la cadena perpetua, el primero de mayo, como un día singular, universal e inmarcesible en la memoria siempre viva e inconforme de los trabajadores del mundo y de quienes luchan por acceder a un trabajo con la debida y especial protección de los Estados del orbe.

Cada año se conmemora y celebra la efeméride antes descrita y ocurrida en Chicago el primero de mayo de 1886. Es conmemoración porque se recuerda siempre como un reverente homenaje póstumo a unos valientes, leales y nunca genuflexos trabajadores; es celebración porque se celebra el coraje, la enjundia y el ejemplo de lucha en contra de la voracidad del capitalismo en detrimento de las condiciones de vida y de trabajo y la lucha por las tres 8 horas; reconocidas posteriormente en otros tiempos y a través de otras férreas luchas

Hoy primero de mayo de 2022 a 28 días de la elección en primera vuelta del próximo presidente de Colombia, variedad de hombres y mujeres marchan por las calles del país; caminan cargando sus insatisfacciones laborales, económicas y políticas, sus dolores de víctimas; lloran por dentro sus tristezas de viuda o de huérfano. Madres recordando la desvirgación violenta de sus hijas. Madres lloran a sus hijos: los llamados ” falsos positivos” mostrados como trofeos de triunfos militares y de éxitos de la política de ” Inseguridad Democrática” contra la guerrilla.

Y, sin perder la unidad de materia en esta columna, permítanme que enfatice en el drama de víctimas y victimarios. Hoy militares de diverso rango ante la JEP han relatado no sé si todo, la macabra urdimbre de la política de ” inseguridad democrática” lo que demuestra que no fue una acción individual de unos militares descarriados y crimínales, fue toda una política. Todo se ha sabido gracias a la JEP, y esta es la razón de quienes la atacan, para que no se conozca la verdad.

De todo lo que ha pasado y está pasando en Colombia somos responsables por elegir a presidentes, politiqueros, marionetas, mediocres y enemigos de la Paz; entonces somos responsables de nuestros males, pero también somos responsables de nuestro bien. Y, la oportunidad la tenemos el 29 de mayo de la presente anualidad. No podemos elegir a un presidente “que le falte intelecto” y lo único que tiene de intelecto lo usa para difamar a su adversario.

Colombia merece un mejor destino y una sabia decisión electoral por parte del CONSTITUYENTE PRIMARIO.

EL CAMBIO ES AHORA EN LA HORA DE AHORA.

Compartir en

Comments are closed.