Seguirá subiendo el nivel del mar. Es irreversible

Un estudio publicado en la revista Environmental Research Letters calculó que aunque se logra limitar el calentamiento global a 1,5 ºC el nivel del agua subirá durante siglos. Además, realizó varios modelos que muestran cómo lugares emblemáticos como la Ópera de Sídney o el Estadio Maracaná podrían convertirse en islas si el nivel del mar continúa aumentando.

Advertisements

El daño al medio ambiente es irreversible. Un reciente estudio aseguró que aunque se logre mantener la temperatura de la Tierra en 1,5° Celsius y así no aumente ni un grado más en los últimos años, el nivel del mar continuaría subiendo. Al menos, así lo haría durante los próximos de dos a diez siglos.

De acuerdo con los resultados, publicados en la revista Environmental Research Letters, en caso tal de que la temperatura global solo aumente medio grado más, cerca de 200 millones de personas se verán afectadas por las inundaciones y serán más vulnerables a las tormentas.

Incluso si se logra limitar el calentamiento global a +1,5 ºC con respecto a la época preindustrial, el nivel las aguas seguirá subiendo durante siglos, inundando ciudades donde viven actualmente 500 millones de personas, advirtió el martes (12.10.2021) un estudio publicado por la revista Environmental Research Letters.

Asia será la región más afectada por el incremento del nivel del mar.

Solo con medio grado más, al menos 200 millones de personas se verán afectadas por las inundaciones y serán más vulnerables a las tormentas. Asia en particular, donde se encuentran nueve de las diez megalópolis con más riesgo, sería el continente más impactado.

El nivel del agua seguirá creciendo inevitablemente

La mayoría de las estimaciones actuales sobre la subida del nivel del mar y las amenazas que pesan sobre las áreas de población costeras se sitúan entre medio metro y algo menos de un metro, y se extienden hasta finales de este siglo.

No obstante, los investigadores sugieren que este fenómeno continuará más allá del 2100 a causa del calentamiento de las aguas y el deshielo, sin que importe la velocidad en la reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero.

“Cerca del 5% de la población mundial vive actualmente en zonas situadas bajo el nivel del mar, que estarán afectadas por las mareas altas a causa del dióxido de carbono que ya se acumula en la atmósfera por la actividad humana”, dijo el principal autor del artículo, Ben Strauss, presidente y jefe de los investigadores de Climate Central, organización independiente de periodistas y científicos.

Así se vería el Fuerte Lalbagh, en Bangladés, si la temperatura del mundo incrementa en 3° Celsius.

La concentración actual de CO2 ya es un 50% superior a la de 1800 y, desde entonces, la temperatura media de la superficie de la Tierra aumentó un 1,1 ºC. Para Strauss, esto ya es suficiente para que el nivel de las aguas suba cerca de dos metros, aunque este efecto se produzca en dos o diez siglos.

Ayudar o traicionar a las próxima generaciones

A menos que los expertos descubran una fórmula para eliminar rápidamente cantidades masivas de CO2 de la atmósfera, el problema del aumento del nivel del mar no es una cuestión de “si es que ocurre” sino de “cuándo ocurre”, según el estudio.

El límite de +1,5 ºC que se alcanzó en el Acuerdo de París, y que los países de todo el mundo intentarán mantener en la cumbre de la COP26 de Glasgow (Escocia) el mes que viene, provocaría un aumento de las aguas de cerca de tres metros en el largo plazo.

“En Glasgow, y hasta finales de esta década, está en nuestra mano ayudar o traicionar a las cien generaciones que vendrán”, declaró Strauss.

Si no se alcanza el objetivo, las consecuencias serán peores

Si se cumplen los compromisos de reducción de emisiones de carbono en virtud del tratado de París, la Tierra se calentaría 2,7ºC en 2100. Si los esfuerzos para frenar los gases de efecto invernadero fracasan, las temperaturas podrían aumentar 4C o más por encima de los niveles de mediados del siglo XIX.

Este calentamiento añadiría entre seis y nueve metros a los océanos del mundo a largo plazo, y obligaría a las ciudades que actualmente albergan a casi mil millones de personas a montar enormes defensas contra la futura subida de las aguas o a reconstruirlas en terrenos más altos.

Compartir en

Comments are closed.