Titularidad de los derechos deportivos

Artículo de opinión de: Rafael Garnica Diaz.

Advertisements

La ley 181 de 1995 disponía que solo los clubes deportivos eran propietarios de los derechos deportivos de sus jugadores y que tenían la facultad exclusiva de registrar, inscribir o autorizar la actuación de un jugador cuya carta de transferencia les pertenecía.

Cuando cesaba la relación laboral club-jugador y no se ofrecía un nuevo contrato o no se transfería a otro club, el jugador tenía que esperar 6 meses para poder ser titular de su carta de transferencia ( art. 34 ley 181 de 1995 )

Según esta disposición los deportistas no podían ser titulares de su propia carta de transferencia, convirtiéndose el club en propietario de los jugadores, afectando su dignidad, autonomía y libertad. Esto constituía un derecho de retención del jugador que sin tener un vínculo laboral con el club debía permanecer inactivo varios meses.

La Corte Constitucional en sentencia C 320 de 1997 determinó que los clubes no pueden ser titulares de los derechos deportivos sin mantener un contrato de trabajo vigente con los jugadores. “Si no hay contrato de trabajo la titularidad de los derechos deportivos son del jugador”, afirma la Corte.

Cuando un jugador es cedido en préstamo a otro club y regresa al club de origen y no existe la posibilidad de un nuevo contrato o no es transferido a otro club, el jugador reasume la titularidad de sus derechos deportivos.

Compartir en

Comments are closed.