Colombia pierde la gran oportunidad de producir la vacuna rusa para COVID-19 en Latinoamérica

Javier Vergara. Columnista de Río Noticias.

La relación de Colombia y Rusia lleva 85 años, con muchos altibajos, la competencia entre Rusia y Estados Unidos por establecerse en América latina data de muchos años, por medio de la economía, la cultura y las armas. A pesar de las buenas relaciones actuales de Colombia con Rusia, no podemos desconocer que Rusia mira a Colombia como un aliado más de los Estados Unidos que de su país y más aun con los últimos desenlaces ocurridos entre Colombia y Venezuela, sumando la intromisión de los Estados Unidos en Venezuela con el apoyo al presidente interino, además Colombia en sus últimos años ha consolidado una posición más hacia la OTAN que una posición neutra a nivel global, eso la pone una encrucijada con Rusia y este no la ve con buenos ojos o no le inspira confianza, porque sabe que en cualquier momento Colombia mirara hacia los Estados Unidos y no hacia Rusia o en otro caso Colombia no se mantendría neutra.

Por estas posibles razones a Colombia no se le ha respondido por parte de Rusia para la venta de la vacuna y peor aún, no sería el distribuidor en América latina, posición que pierde de gran importancia sabiendo el gran número de contagiados que tiene el país, puesto que ocupará Bolivia, quien se convertirá en el productor para América latina de la vacuna y otros medicamentos rusos contra el COVID-19, no podemos ocultar que los países a los que se le distribuirá la vacuna en América latina, tienen una posición más neutra o más cercana a Rusia como Argentina, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Honduras y El Salvador.

En el mundo se están haciendo 170 vacunas aproximadamente, de estas 140 están en ensayos preclínicos, 10 en fase uno, 9 en fase dos, 4 en fase tres y 1 aprobada, la cual es la rusa

La vacuna según el gobierno ruso cumplió con todos los protocolos científicos para su aprobación y el mismo presidente ruso asegura que sus hijas participaron de los ensayos como para darle un parte de tranquilidad a los escépticos que dudan de su seguridad, ya que esta fue desarrollada en tiempo récord, pero de alguna forma muchos países entre ellos Estados Unidos siempre van a poner en discusión la seguridad de cualquier vacuna procedente de Rusia u otro país no aliado, porque no es una vacuna producida por Estados Unidos o uno de sus aliados, pero aquí lo importante es que los países que adquieren la vacuna deben también tener acceso a todos los estudios de investigación con los cuales se desarrolló la vacuna para así evaluar qué tan rigurosos fueron al momento de hacer ensayos y validar su seguridad.

Lo importante por ahora es que ya hay una vacuna y lo triste es que para Colombia aún tomará más tiempo, porque aun si la vacuna en Estados Unidos se llega a aprobar nos tomaría tiempo para que llegue a tierras Colombianas, lo mejor sería tener varias opciones en la mesa y no aferrarnos a una sola opción solo porque no comulgamos con otros países, aquí lo importante es la salud de la población Colombiana y no las diferencias políticas.

Seria bueno en reflexionar en que nos convendría más, si ser un país neutral ante las políticas de guerra en el exterior o ser un aliado de una política que solo divide naciones.

Con los amigos es mejor llevársela bien, siempre y cuando se respeten las diferencias.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App