El paro y la protesta social de ahora

Cuando el pueblo se decide y se decida ejercer el poder soberano; gobernará y mandará; para eso hay que formar al ciudadano política y democráticamente, para ello falta mucho tiempo y compromiso.

Advertisements

El retiro de la reforma tributaria, la renuncia del ministro de los bonos de agua y obligar a la fuerza al engreído presidente de la república a abrir un diálogo con los promotores del paro y de la protesta social en marcha para atender múltiples inconformidades y peticiones; es un triunfo de sólo una parte del pueblo. Es el triunfo de las centrales obreras, de los jóvenes, de FECODE y sus filiales, de los indígenas, campesinos, de ciudadanos independientes, de otra clase de trabajadores y de anónimos ciudadanos que se tragan sus inconformidades en un silencio rebelde.

El día que el pueblo colombiano esté formado como “clase para sí”, ” otro gallo cantará en el gallinero”, entonces, otros gobiernos y otros congresos totalmente diferentes vendrán. El pueblo será deliberante, dejará de ser definido, como ha sido definido por escritores anti democráticos en todo el transcurrir del desarrollo de la humanidad; será entonces, el tiempo en el que sí se podrá exclamar a todo pulmón: ” EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO”.

El paro y la protesta social que tienen ocurrencia en la hora de ahora en Colombia; tienen como detonante el rechazo a la retirada reforma tributaria y a la potencial; de ahí su continuidad; porque hay un sartal de motivos para no desactivar el paro y la protesta vigente al interlocutar con un gobierno tramposo que pretende maniobrar con la fórmula del consenso, que ojalá no resulte capitalizado por los huérfanos de la mermelada burocrática.

La forma y los procedimientos bélicos utilizados por el gobierno del presidente “Show” ha enfrentado el paro y la protesta social; ha sido objeto de fuertes críticas por parte de la comunidad nacional e internacional. Es inocultable la brutal salvajada de la fuerza pública en contra de quienes hacen uso legítimo de la protesta social; protesta que además de ser violentada con saña, es intimidada con mortíferos tanques de guerra y con soldados apertrechados con armas de combate. Situación que uno no sabe en qué puede desembocar en cualquier momento, cuando una piedra perdida o una bomba molotov agreda a algún soldado.

Esto es muy peligroso y es un desproporcionado desborde de autoridad en el ocaso de un gobierno mediocre roído en su imagen de opinión y ahora manchado con la sangre de muchos compatriotas. La historia registrará en sus páginas una leyenda de mácula sangrienta de un gobierno inspirado en la doctrina del odio de Hitler y Mussolini y connotado enemigo del proceso de paz.

Los desaciertos, las embarradas y las erradas políticas del gobierno que provocan reacciones de paro y de protestas como la que hoy estamos viviendo; le toca a la Fuerza Pública salir a enfrentar, y a enfrentar sus propios compatriotas de infortunio, porque estos ( as) servidores públicos son asalariados uniformados y armados; pero también son miembros de una familia que padece los rigores de los malos gobiernos y lo peor sin poder protestar; pese a las inconformidades guardadas y por los presuntos malos tratos de engreídos oficiales. Y, esos mismos oficiales cuando es asesinado un policía lo entierran con honores de héroe y ya para que; cuando queda una familia desamparada que no vive con el honor de héroe.

Que del diálogo que ha abierto el Gobierno Nacional, según él para construir un consenso, no resulte una farsa más y los golosinadores de la mermelada no sean los que resulten aprovechados. El diálogo debe partir de la responsabilidad que le cabe al gobierno por los maltratados, desaparecidos y asesinados en diferentes partes del país en el ámbito del paro y de la protesta social e igualmente colocarle término y garantía de cumplimiento los compromisos que se suscriban.

Colombia y el mundo clama justicia para esclarecer las responsabilidades penales por la desaparición y muerte de muchos jóvenes durante el paro. Artículo de opinión de Horacio Garnica.

Compartir en

Comments are closed.