¿Qué es un ‘Fetus in fetu’ o gemelo parásito?

Artículo de opinión de Gabriel de Oro

Este término fue descrito por primera vez por Johann Friedrich Meckel y es un problema congénito muy infrecuente que se estima que ocurre en uno de cada medio millón de partos. Se conocen varias decenas de casos publicados y, aunque el mecanismo por el cual ocurre no está del todo claro, la teoría más extendida es la del gemelo monocigótico-monocoriónico-diamniótico. Se produciría una división anormal de las células del embrión en los primeros días y su implantación en el endometrio (útero) no ocurriría de la forma esperada, por lo que, en lugar de desarrollarse dos gemelos de forma separada, se desarrollaría un “vestigio” dentro de uno de los gemelos, dando lugar al fetus in fetu.

 

El primer caso de fetus in fetu fue reportado en el año 1800. Desde entonces se ha tenido noticia de unos 200 casos en todo el mundo. La rareza de esta anomalía y su dispersión geográfica han impedido que se lleven a cabo estudios a fondo sobre este fenómeno.

 

El descubridor de esta extraña condición fue Meckel. Le dio el nombre de fetus in fetu para referirse a aquellos casos en los que un gemelo parásito es hallado en el interior de su hermano sano, el cual le sirve como huésped.

 

Es muy usual que esta enfermedad se diagnostique inicialmente como una tumoración no dolorosa. El 89 % de los casos han sido detectados en los primeros 18 meses de vida. Sin embargo, también hay muchos casos en los que se diagnostica tardíamente.

 

El fetus in fetu se compone de una membrana en la que existe algo de líquido (equivalente al líquido amniótico) y un conjunto de diferentes estructuras-órganos formados, con un cordón o pedículo con vasos que le une al huésped. La mayoría de investigadores están de acuerdo en denominar fetus in fetu, a diferencia del teratoma, cuando existe una columna vertebral a la que se añaden otras estructuras desarrolladas en la misma etapa de maduración.

 

Lo habitual es que el fetus in fetu se localice dentro del abdomen, sobre todo en la zona de detrás -retroperitoneo (70%). Suele incluir diferentes estructuras-órganos, casi siempre columna vertebral (90%) y extremidades (80%), pero también tejido nervioso (55%), intestino (45%) y vasos (40%). En la mayoría de los casos no se forma el corazón ni el cerebro.

 

El fetus in fetu es una de esas enfermedades que han sido llamadas huérfanas, raras o minoritarias. Hasta el momento han sido identificadas unas 7000 enfermedades dentro de esta categoría. Dentro de las 10 más raras está el fetus in fetu.

Solamente están documentados unos 200 casos en todo el mundo. Se estima que esta anomalía ocurre en 1 de cada 500 000 nacimientos. En la mayoría de los casos se diagnostica durante la infancia. Sin embargo, también se ha encontrado en adultos de hasta 47 años de edad.

 

Es frecuente que el feto hospedador muera antes de nacer. Cuando esto no ocurre, el bebé muestra un abultamiento en la zona en donde esté alojado el gemelo parásito. En un 80 % de los casos esto tiene lugar en la región abdominal. Sin embargo, también es posible que el gemelo parasitario se aloje en el escroto, el cráneo, etc.

 

El fetus in fetu es un humanoide. Al ser extraído aparece envuelto en una membrana que lo hace similar a un huevo de gallina. Sin embargo, es sumamente duro y bastante grande. Cuando se saca de esa especie de cascarón, el gemelo parasitario se ve de color blanco. Al realizar ese procedimiento muere, pues depende por completo del gemelo sano.

 

El gemelo parásito constituye un riesgo potencial para el gemelo sano. Este se convierte en una carga que lleva dentro de su organismo y que no cumple con ninguna función. Llega a pesar hasta 1 kilogramo. No tiene cerebro, sino una cavidad craneal vacía. Tampoco tiene cavidad torácica, sino que en su lugar posee carne maciza.

 

El riesgo también viene dado por la ubicación del gemelo parásito. Como ya lo anotamos, casi siempre se ubica en el abdomen. Sin embargo, hay casos en los que está en la cavidad oral (6), en el cráneo (7-9), en el hígado (10) y otras localizaciones peligrosas. Se han reportado 13 casos en los que coexisten más de dos gemelos parasitarios.

 

En caso conocido como ‘fetus in fetu’ y que ocurre uno en un millón de nacimientos se presentó en Barranquilla. Una mujer embarazada conoció cuando le realizaron la última ecografía que al interior del estómago de su bebé estaba el feto de su hermana.  El feto se formó dentro de la bebé, con brazos y piernas, sin embargo, no tenía corazón ni cerebro.

 

El parto de la mujer fue atendido en la clínica La Merced de Barranquilla, donde los médicos señalaron que esta condición no es común y que lo más increíble de este caso es que es el único en el mundo donde el feto que se encontraba en la recién nacida estaba con vida.

 

“Este procedimiento se hizo con todos los protocolos y parámetros establecidos para la atención de un parto riesgoso y consideró este caso muy especial porque es el único reportado en el mundo; cuando la niña nació el otro feto estaba vivo, entonces se esperó para poder sacarlo con el fin de que la menor estuviera sin problemas”, explicó Aixa Garrido, gerente de la Clínica La Merced, en diálogo con RCN Radio.

El parto transcurrió con normalidad. La bebé nació en buen estado de salud, sin embargo, tuvo que ser sometida rápidamente a una cesárea para extraer el feto que tenía en su estómago.

“La niña nació muy bien. Se le hizo el procedimiento y fue llevada a la UCI neonatal, donde estuvo entubada hasta que se estabilizó a la menor”, indicó Garrido.

Sobre el feto que fue hallado al interior de la recién nacida, los médicos especialistas que atendieron el caso aclararon que no tenía opciones de sobrevivir porque le faltaban los principales órganos vitales.

“Era su hermanita, pero no tenía corazón, los brazos eran muy pequeños, las piernas también, tenía una cabeza incipiente y tenía columna, pero no era un bebé viable”, señaló el perinatólogo de la institución.

La menor ya fue dada de alta junto a su madre y se encuentran en su casa recuperándose. “Ellas están bien, superando este capítulo que fue muy difícil para ambas, pero que gracias a Dios salió de la mejor manera, lo que viene ahora son bendiciones para la niña que ha sido considerada un milagro de la naturaleza”, indicaron familiares de la menor.

Compartir en

Comments are closed.