La justicia, un llamado a la era digital

Artículo de opinión por: Javier Araújo Morelos

Javier Araujo Morelos. Columnista de Río Noticias.

De diversas formas, y con múltiples opiniones, si hay algo que se resiste al uso de la tecnología es la justicia. La realidad de este país es que hoy contamos con problemas del siglo 21, con legislación del siglo 20 y servidores públicos del siglo 19.

Para nadie es un secreto que la velocidad de la justicia en Colombia es a pasos de tortuga, efecto que nos perjudica a todos, también hace que la construcción adecuada de una sociedad sea imposible, y como si fuera poco, ayuda a que se generen brotes de corrupción.

Algo que me logra satisfacer un poco es que ya se dieron algunos pasos hacia la transformación digital, tendencia que es más evidente en otros sectores que en el ámbito público. Por las medidas de aislamiento la transformación ha sido acelerada, lo que forzó a revisar los procesos para no paralizar de un todo la operación. Nadie, ni siquiera los más versados en el mundo de la tecnología habían logrado convencer a esta rama de la urgencia de transformarse. Fue un microscópico visitante el que comenzó a mover un sector gigante, que tiene aproximadamente 4.800 despachos en todo el país.

Hay que dar merito que el Consejo Superior de la Judicatura, que administra los recursos de la Rama Judicial, diseñó un plan de transformación digital. El reto no es nada pequeño: Prestar servicio con distanciamiento social, y a eso sumarle las resistencias de la adopción de las TIC. Están habilitando herramientas seguras para la privacidad de la información, así como la colaboración remota, el almacenamiento y la gestión documental en la nube.

La acción de tutela es uno de los recursos de justicia que se siguió prestando sin interrupciones, hay que tener presente que a diario se radican cientos de ellas en Colombia. La Rama Judicial habilitó este servicio por email. Obviamente hay que agregar más herramientas tecnológicas para procesar todo ese volumen de información.

Con Microsoft Teams y Zoom han llevado a cabo reuniones de trabajo y así guardar la información en ambientes compartidos, seguros y privados. También se pudo tener continuidad en las audiencias y así legalizar capturas o imputaciones de delitos.

¿Cuál es el paso a seguir? Adelantar el desarrollo del expediente electrónico, así los jueces no deben desplazarse hasta los juzgados a revisar expedientes físicos. Debemos avanzar mucho más, pero al menos ya se dio el difícil y primer paso. Era necesario para la justicia.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App