Medicina Integral EPS, crónicas de un genocidio anunciado

Luis Fernando Ballesteros. Columnista de opinión de Río Noticias.

El gobernador de Córdoba el pasado  lunes 6  de julio, declaro la alerta roja Mediante la Resolución 941 del 5 de julio de 2020 en el departamento, como respuesta a que se habían ocupado el 81, 8 %  de las unidades de cuidados intensivos (UCIs), no es para menos, ya que a día 18 de julio Córdoba reporta 2.175 casos de coronavirus, de los cuales 1.239 son de Montería,  entre ellos han fallecido 256 personas, 139 en montería  y lo más alarmante de todo es que tenemos la tasa de letalidad más alta del país,  con el  11. 7%.

Por su puesto que la grave situación ha hecho que las autoridades locales hayan tomado medidas extraordinarias para disminuir la velocidad de contagio del coronavirus, en Montería, por ejemplo, se decreto el cierre temporal del mercadito del sur, 5 dias sin parrillero para las motocicletas y la estrategia PRASS (Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible), entre otras.

Todos los esfuerzos de las autoridades gubernamentales y de salud para enfrentar la pandemia, se han encontrado con una gran piedra de tropiezo, las EPS (Empresas Promotoras De Salud), ya que para cercar el foco de contagio del COVID 19, es estrictamente necesario hacer pruebas masivas para identificar los contagiados sintomáticos y más importante aún los asintomáticos, que sin saber que están contagiados esparcen el virus contagiando en promedio a 3 personas diariamente, según los epidemiólogos.

El Ministro de Salud y Protección Social Fernando Ruíz Gómez, dijo que las pruebas diagnósticas para identificar si una persona es portadora o no de coronavirus, deben ser practicadas por las EPS y para que estas se prepararan, el gobierno nacional a través del ministerio de salud creo un paquete de medidas económicas para solventar a estas entidades, entre otras medidas,   se  garantizo que las Entidades Promotoras de Salud (EPS) puedan realizar un uso mancomunado de los recursos de la  Unidad de Pago por Capitación (UPC) y No UPC,  para garantizar la integralidad en la atención, adicionalmente las EPS tienen la obligación de garantizar el flujo de recursos continuo y constante hacia las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) sin importar el volumen de servicios que se están prestando en este momento debido a la pandemia Covid -19.

Darle la facultad a las EPS para que administraran gran parte de los recursos económicos para enfrentar la pandemia, es como poner gatos a cuidar ratones, consideramos es el gran error del gobierno nacional, ya que no tuvo en cuenta que del sistema de salud se han robado más de 7 billones de pesos3 y que las EPS han sido protagonistas de innumerables hechos de corrupción, sin mencionar las constantes quejas por la negligencia de estas entidades,  en la prestación de servicios.

La corrupción histórica en el sistema de salud a nivel nacional y de Córdoba es un hecho notorio,  que nos ha dejado en una situación de grave riesgo para enfrentar la pandemia, la ley 100 de 1993 creada en el gobierno de Cesar Gaviria, cuyo ponente y acérrimo defensor el hoy senador Álvaro Uribe,  ha creado un sistema de salud mercantilizado, que puso en condiciones deplorables en términos de garantías y derechos laborales la honrosa profesión médica e hizo de la enfermedad un gran negocio, razón por la cual,  estas entidades jamás han cumplido con su obligación jurídica de prevenir las enfermedades, que principalmente implica desarrollar programas de prevención extramural.

Hoy en medio de una pandemia que tiene en jaque a la humanidad, sufrimos las nefastas consecuencias de un sistema de salud mercantilizado y corrupto, las EPS  son la gran piedra de tropiezo para enfrentar la pandemia, porque sencillamente su visión comercial de la salud,  no le ha permitido históricamente ni en la actualidad desarrollar  la infraestructura ni los procesos para prevenir enfermedades, por eso es que hoy miles de afiliados se cansan de llamar solicitando la practica de pruebas y ni siquiera contestan el teléfono, cuando contestan, son negligentes en su atención, el sistema de salud tristemente ha colapsado, apenas empezando a sufrir los efectos  de la funesta decisión política de activar  gradualmente la economía, con dias sin IVA abiertamente contrarios a las recomendaciones de la Organización Mundial De La Salud (OMS).

¿Si para nadie es un secreto estas graves falencias de nuestro sistema de salud, por que las autoridades nacionales y locales no se adelantaron a los acontecimientos   y se prepararon para enfrentar esta previsible situación?

Es apocalíptico el informe que da el gobernador de córdoba Orlando Benítez sobre el numero de pruebas practicadas por las EPS que operan en el departamento, según Benítez las EPS suman cerca de 9.000 pruebas, a pesar de que el 74% de los cordobeses pertenece al régimen subsidiado, es decir, no se le han hecho pruebas ni al 1% de los afiliados.

Dato: Gobernación de Córdoba.

Crónicas de un genocidio anunciado es lo que estamos viviendo en Córdoba con las EPS, todas sin excepción no han estado a la altura de las circunstancias, pero la peor de todas por el bajo número de pruebas realizadas es:  Medicina integral EPS, la que se ganó el deshonroso puesto en el titulo de esta columna, ya   que tiene afiliados a 42.411 personas, en su mayoría docentes del departamento, de los cuales le ha hecho pruebas a 398, ósea al 0,94%.

Aun se puede evitar un genocidio en el departamento, ya somos conscientes que nuestro sistema de salud no se ha fortalecido lo suficiente, por esto el gobernador de Córdoba debería ganar tiempo para que se tomen las medidas correspondientes, principalmente en las EPS y debería coordinar con el alcalde de montería (epicentro de contagio) el señor Carlos Ordosgoitia,    para decretar un confinamiento estricto por 20 días, acompañado con una renta básica humanitaria para los más vulnerables, de $ 250.000,  para de esta manera garantizar el éxito de la medida preventiva, es la única manera de detener la velocidad de contagio y evitar el colapso absoluto del sistema de salud, se salvarían centenares de vidas.

Compartir en

Únete a nuestro grupo de Whats App